jueves, 5 de julio de 2007

A veces es mejor esperar


- Para el té de la tarde, nada como el de violetas, ¿no sé? me hace sentir tan bien, ¿no crees, Mary?. Bueno, y estas galletitas de sésamo y miel, al Reverendo Tim Horton le encantan, el domingo pasado me pidió la receta para que Lucy se las hiciera. Me dijo: "Brenda solo tu puedes obrar este milagro". Tim es tan encantador, quiero decir el Reverendo Horton.
Tia Brenda se sonrojó, hace años tuvo un pretendiente, les separó otra guerra, nunca regresó.
-Ves lo que quiero decir Mary, este té de violetas me alegra tanto. Tu Johnny es un gran chico, se parece tanto a su padre. Recuerdo cuando tenia su edad y mi hermana le traia, jugaba horas con los gatos.
-Si, tia Brenda, se parece mucho a su padre.
-¿Esperas a alguien, Mary?. Deja,deja, quedate con Johnny. Iré yo a abrir.
-¿Vive aquí Mary Campbell?
-Si, es la mujer de mi sobrino, ¿que desea?
-Entregarle este telegrama. Espero que no sean malas noticias....
Nunca tomaron un te de violetas y unas galletitas de sésamo y miel con un sabor tan amargo.

martes, 3 de julio de 2007

Am I a dreamer?

Stoke-on-Trent, Julio de 1940. Nuestro Johnny apenas tenia 8 meses y el root beef de tia Brenda era exquisito. Cuando todo esto acabe quiero llevar a los chicos a Bastford. He apostado con Alex que comerá el mejor root beef con salsa de frambuesas que haya probado jamás, el de tia Brenda. La buena de Brenda Kingsley... Cuando esto acabe todo deberá seguir igual, mi querida Mary, como en las fotos que conservo. No pueden quitarnos la esperanza de volver, de reiniciar nuestras vidas justo desde el instante en el que decidieron separarnos. No pueden evitar que despertemos de esta pesadilla y dispersemos estas horribles sombras de hoy a carcajadas....con la sana risa de nuestro Johnny.
Esta mañana, en la vieja Fergusson ha vuelto sonar aquella canción, no recuerdo el título. Cuando vuelva, quiero que me la cantes, susurrando al oido, sin que un coro de afiladas sirenas nos arrastre a un húmedo y oscuro refugio. Dentro de un par de horas, si el tiempo mejora, ¡que terrible ironia!, tendremos que cruzar el canal, quisiera que esta vez fuera la última.